viernes, 2 de septiembre de 2011

SÉ PRÁCTICO

No hace mucho, hablar de una religión práctica hubiera sido considerado como algo irreligioso, sino de hecho pecaminoso, por la mayoría de los Cristianos. La religión era algo que se encontraba los domingos en la iglesia, que uno se ponía junto con la ropa dominguera. Aún hoy en día hay mucha gente que siente que la religión es algo enteramente separado y aparte de su vida diaria. Sin duda, son muchos los que creen que en vez de ser una cuestión práctica aquí y ahora, los frutos de la religión en realidad habrán de encontrarse ¡en el más allá!

No obstante, la curiosa anomalía es que el mismo Jesús fue el maestro más práctico que jamás haya vivido. En sus enseñanzas no había nada vago ni teórico. Para él, la religión era la vida diaria de cada uno. Al hablarle a las multitudes, no se proponía únicamente hacerles práctica su enseñanza, sino que demostraba en su propia vida lo práctico que podía ser la religión. Sus múltiples curaciones de los enfermos y la manera en que superaba toda clase de dificultades dan un testimonio elocuente de la opinión que Jesús tenía sobre la practicalidad de la religión.

............Ahora bien, hay dos maneras en que podemos hacer de nuestra religión algo práctico. Primero, tenemos que hacerla práctica en nuestra vida, usando los principios que Jesús enseñó, para demostrar por encima de los problemas al irse estos presentándose, y elevar nuestra conciencia de manera que nuestra vida sea un ejemplo para los demás. Esto, en realidad, es de por sí un trabajo de toda la vida, pero producirá cada vez más armonía, felicidad y prosperidad.

El segundo paso consiste en hacer práctica tu religión para otros, permitiéndoles así obtener un mejor conocimiento de la Verdad. Se puede hacer esto mediante la distribución de libros y panfletos de metafísica, o mediante sugerencias en cuanto a dónde encontrar la misma instrucción que tanto te ayudó a ti. También deberías hacer práctica tu religión para otros orando por ellos cuando así lo solicitan, y brindando ayuda material allí donde parece ser lo indicado.

Por supuesto, encontrarás que al hacer estas cosas, como dice la Biblia, habrás permitido que tu propia luz brille de tal manera que te habrás convertido en un ejemplo e inspiración para todos aquéllos con quienes te encuentres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario